lunes, 25 de abril de 2011

¡que eres un cielo por llevarme hasta las nubes!

Nadie lo entiende, es una locura. Nadie entiende que si intento reirme de ti es porque cada vez que lo hago en realidad me sonrío por todo lo que vivimos. Y si me hago la dura cuando me abrazas, es porque no quiero que me sueltes nunca. Quizás también para mi parezca una locura, pero es como todo esto. Como todo lo que haces conmigo. Una locura. Hasta que no entienda del todo tú corazón, tu mente y tus sentimientos. Eres demasiado previsiblemente imprevisible, por eso, me encanta cada vez que me sorprendes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario