sábado, 2 de julio de 2011

lo que guardo, en un riconcito de mi corazón

Las cosas que jamás te perdonaría; nunca te perdonaría que me despertases con un ''buenos días, princesa'', ni que me dijeses que me quieres. Te odio por ser tan bueno, por estar cada vez que te he necesitado, por no olvidarte de mí. Sigo diciendo que eres de lo peor cuando sonríes o cuando me abrazas. Cuando consigo sacar la mejor parte de ti, que por si quedaba alguna duda, la detesto.
No me gusta nada bueno de ti, porque pienso en todo eso cada vez, antes de dormirme, cada día, sin excluir ninguno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario